Asturianos en Jordania

Cuaderno de viaje de nuestros reporteros

Asturianos en Jordania

- julio de 2010Patricia Fuente 

35 grados centígrados de media, amanece a las cinco de la mañana y a las siete de la tarde ya casi es noche cerrada. Así llegamos a Jordania, o para ser más correctos, al Reino Hachemita de Jordania, un país que huele a jazmín y a especias.

Lo que más llama la atención al asturiano recién llegado es su paisaje seco y desértico, muy lejano al verde húmedo de Asturias. De hecho, en Jordania llueve poco más de dos meses al año. El agua es precisamente uno de los principales problemas del país jordano. Para el consumo, se utiliza agua procedente de la lluvia y de la sobreexplotación de acuíferos, fósiles en su mayoría, es decir que se agotan una vez usados.

Ocho asturianos son nuestros guías para enseñarnos el país: Isabel, es la más veterana en Jordania, lleva 28 años. Como ella, Isabel y Fermina se fueron a vivir a Ammán siguiendo a suis maridos, jordanos o palestinos que estudiaron medicina en Asturias.
Desde hace ocho meses, el Embajador de España en Jordania es Javier Sangro de Liniers, vinculado desde su infancia a Ribadesella y casado con Ana Clara, una ovetense que desde su llegada ha dinamizado la vida de la colonia española en Jordania. Fran, un mierense que intenta trasladar el modelo sanitario asturiano al país jordano, Javier, trabajador de la Onu y Beatriz azafata de Royal Jordania, completan nuestra lista de asturianos en Jordania, Con ellos descubriremos Petra, el Mar Muerto o el zoco de Ammán, sin olvidarnos de las costumbres y la gastronomía de Jordania.

Fotos de nuestro viaje: