Asturianos en Dublín

Cuaderno de viaje de nuestros reporteros

Asturianos en Dublín

- septiembre de 2010María Luengo 

Nos recibió Irlanda con el cielo totalmente despejado un lunes de finales de julio. Una luz penetrante que echaba por tierra esa imagen gris y lluviosa que siempre se le suele atribuir a la isla. Desde el avión uno ya se hace a la idea de que no se va a encontrar, al menos en cuanto al paisaje, gran diferencia con Asturias. El verde es intenso, y las playas y acantilados nos son familiares, aunque, eso sí, la orografía es mucho más suave, sin grandes relieves.
Pero las diferencias comienzan a palparse nada más entrar a Dublín. Las casas de estilo georgiano de pequeña altura, la ausencia de grandes construcciones, y un centro histórico coqueto, con sus calles peatonales, sus extensos parques, sus tradicionales pubs y un increible ambiente nos trasladan a otra época.
Todo Dublín está marcado por el río Liffey. Divide a la ciudad y no sólo geográficamente, ya que al norte del río se encuentra la ciudad de los trabajadores, de la clase obrera, mientras que al sur nos encontramos con el Dublín adinerado, el de las tiendas de grandes firmas, importantes bancos, y zonas residenciales de alto nivel.
Es Dublín una ciudad cultural por excelencia, en la que la música suena por todos lados. La tradicional y la de grupos archiconocidos como U2. Y en la que la cantera de destacados escritores es tremenda. Ciudad en la que las reuniones giran en torno a una pinta de Guinness y tienen lugar en los tradicionales pubs.
Pero hablar de Dublín, de Irlanda, es hablar de sus gentes, de su tremenda amabilidad y hospitalidad. Imposible no entablar conversación con taxistas, hosteleros, etc...Enseguida se interesan por saber de dónde eres, por la razón por la que llevas una cámara, etc, y comienza entonces una animada charla que, a pesar del fuerte acento irlandés que en ocasiones hace indescifrable su inglés, se vuelve de lo más agradable.
Así son los irlandeses, cariñosos y afables, con un carácter abierto similar al nuestro, al de los asturianos. De ahí que nuestros ocho protagonistas de Asturianos en Dublín, se sientan tan cómodos entre ellos, y consideren a Irlanda como su otra casa.
Ramón, los hermanos Ana y Manuel, Hugo, Patricia, Belén, Miguel y Pedro Pablo son nuestros guías por la ciudad, por sus calles, y costumbres. Un recorrido que os recomendamos y en el que no faltará de nada.

Esperamos que os guste!

* Recomendable una visita a Dublín. Está a tan sólo dos horas en avión (hay vuelos baratos). La ciudad es pequeña y puede recorrerse en pocos días. Eso sí, llevad la cartera bien llena porque Dublín es una ciudad cara.

Fotos de nuestro viaje: