Asturianos en Génova

Cuaderno de viaje de nuestros reporteros

Asturianos en Génova

- diciembre de 2011María Luengo 

Génova es una de esas ciudades de sensaciones encontradas. O se le adora o se le repudia. O te encandila desde el primer minuto o no hay manera de pillarle la gracia. Al menos esta es mi percepción después de hablar con gente que ha estado en la ciudad. Eso sí, la diferencia radica entre aquellos que la viven y disfrutan y quienes están de paso. A los primeros suele enamorarles, a los segundos, no precisamente. Sin embargo, aunque mi visita fue breve, soy de las personas que supo verle el encanto desde el principio.

La primera sensación que uno se lleva abarca desde la decadencia y el caos hasta la autenticidad y la belleza. Pero es precisamente en esa mezcla en la que yo creo que reside su mayor atracción.

Es una ciudad mediterránea, de soleados atardeceres y empinadas callejuelas con poco más de un metro de anchura. Con una riqueza arquitectónica igualada por pocas ciudades y con el casco histórico más grande de Europa. Todo ello con ese aire de descuido y abandono. Ciudad también de olores que encandilan, y sabores que te atrapan. No en vano aquí se creó uno de los grandes manjares de la gastronomía italiana, el pesto. Urbe animada y viva, de estudiantes, extranjeros y visitantes, con uno de los puertos más importantes de Europa, antaño del mundo.

Por todo ello nuestra fugaz visita a la ciudad fue de lo más entretenida e interesante. Con Antonia y Aitor, madre e hijo, de Caravia y Gijón, respectivamente, visitamos uno de los mejores miradores de la ciudad y uno de los barrios más fotografiados: Bocadasse. Un rincón que se queda grabado en la retina.

Los más jóvenes, nuestros estudiantes: Diego, de Santa Cruz, un pueblín de Mieres, Raquel, de Gijón, Isi, de Oviedo y Nacho, de Santa María de Grado fueron los encargados de mostrarnos la ciudad antigua, un mercado típico, el Puerto Antiguo, las zonas de movida y una de las pizzerías más auténticas. Veremos los adaptados que están a una de las ciudades universitarias por excelencia de Italia.

Con Ana, de Lastres, salimos de Génova para acercarnos a Lavagna, villa marinera en la que reside. Con ella conoceremos y probaremos (aún saboreo aquellos suculentos platos!!!) la auténtica pasta italiana. Y no sólo eso, si no que veremos cómo se elabora al momento la pasta fresca.

Y con Puri, de Oviedo, visitamos la otra Riviera de Génova. Zona turística por excelencia en la que se encuentra el pueblo más bonito de Italia, Cervo, un placer para los sentidos. Un paseo precioso del que disfrutamos en su compañía.

Con todo esto os invitamos a que no os perdáis nuestro último Asturianos en el Mundo de la temporada. Como siempre, un gusto inmenso haber conocido a gente tan interesante, tan maja y acogedora, y haber podido traer para todos vosotros un trocito de sus vidas en tierra italiana. Como siempre, una aprendizaje que pasa a formar parte del bagaje personal de mi compañero Rubén y mío propio.

Son muchos los asturianos y asturianas que aún nos quedan por visitar en lugares muy dispares del planeta. Ojalá seáis nuestros próximos protagonistas!!! Hasta pronto!!!