Asturianos en Londres (2010)

Cuaderno de viaje de nuestros reporteros

Asturianos en Londres (2010)

- noviembre de 2010Pilar Nachón 

Hay tanto que ver en esta ciudad que todo se queda en una muestra. Es el lugar soñado para las personas sin complejos a la hora de vestir o utilizar descabellados atuendos, combinaciones de colores...

Londres está viva a cada paso y socialmente resulta muy interesante ver cómo conviven decenas de culturas en total respeto, en condición de igualdad, o al menos fue lo que me pareció...de hecho me sorprendió que no tienen carnet de identidad porque tenerlo, en sí mismo, es considerado por ellos una discriminación.

Tengo que decir, que una de las primeras dificultades por las que atraviesa todo el que se va a vivir allí es lo “caro” que resulta, tanto en materia de vivienda como en la de consumo, aunque también es verdad que allí el trabajo parece no faltar a nadie. Quien se embarca en la aventura lo hace casi siempre para aprender o mejorar su inglés y para diferenciar su experiencia laboral. No es sin embargo, según nuestros amigos, el mejor lugar para aprender esa lengua, ya que se habla mucho español, italiano, chino...

Hay infinidad de lugares para perderse de compras, y no me refiero sólo a las firmas exclusivas de las principales calles comerciales; es el paraíso de los mercadillos! Es todo un deleite pasearse entre puestos de objetos inesperados, que invitan a atreverse con un florido sombrero como hice en Camden o a comer un delicioso pollo agridulce. Todo allí es movimiento y viveza.

Nuestros asturianos nos han recibido con los brazos abiertos, dispuestos a enseñarnos lo que hacen para vivir y los lugares a los que no podíamos faltar. También nos muestran sitios que no siempre llegan a nuestros ojos a través de la televisión y la publicidad. Así ocurre con Vicente y su flamante casa, con Emma y el meridiano de Greenwich (Grinish, como se pronuncia allí!) hasta donde llegamos en barco por el río Támesis, o con Juan Elías en el exclusivo y poco accesible para la prensa Roka Restaurant. Gracias a Roberto tuvimos el placer de entrar al laboratorio del considerado mejor coctelero molecular del mundo, Tony Conigliaro “Tony C”, y a probar los deliciosos cócteles que este veterano asturiano prepara en el bar donde trabaja; Ana y Aloña se encargaron de mostrarnos lo más importante de la ciudad, no sólo sus calles, mercados y parques (donde tuve la oportunidad indescriptible de que una hambrienta ardilla comiera de mi mano) sino también la creciente y demandada presencia de la gastronomía asturiana en la urbe.

No podíamos irnos sin que, con Honorio, tomásemos un té a la inglesa con pastitas y todo en uno de las pastelerías más prestigiosas de la ciudad. También con él tomamos el pulso al barrio chino y al Soho, donde el ambiente hizo de nuestra noche una experiencia inolvidable.

Desde el aire, a 135 metros de altura que alcanza la noria conmemorativa del Millenium, el London Eye, es patente que la próxima sede de los Juegos Olímpicos en 2012 se prepara para la ocasión, mejorando sus estructuras y ampliando la oferta de ocio que ya de por sí es enorme. No en vano es la ciudad más visitada del mundo, con más de 30 millones de personas que cada año la disfrutan por tierra, por agua y desde el aire.

Enjoy London!

Fotos de nuestro viaje: