Asturianos en República Checa

Cuaderno de viaje de nuestros reporteros

Asturianos en República Checa

- diciembre de 2010María Luengo 

Si uno piensa en unas navidades perfectas piensa en un lugar de cuento cubierto por una reluciente capa de nieve. Esa imagen, lejos de ser una fantasía, existe. Nosotros la encomos no muy lejos de aquí. En el mismo corazón del continente europeo. En la República Checa.

Hace apenas quince días un temporal de nieve se anticipaba a la llegada del invierno y pintaba de blanco el paisaje checo, coincidiendo con el inicio oficial de las fiestas navideñas. No había mejor momento para visitar la ciudad dorada y conocer, de paso, otros enclaves destacados de Chequia.

Con apenas 10,5 millones de habitantes, este pequeño país y su capital, Praga, se han convertido en destino predilecto para los turistas europeos. Caminar por sus calles durante el pasado Puente de la Constitución era como estar en pleno centro de Madrid. El acento se escuchaba por todos lados. Cientos de turistas paseaban y disfrutaban de mercadillos, buena cerveza y de la fiesta de San Nicolás.

Mónica, de Gijón, fue la encargada de contarnos y mostrarnos en qué consiste esta tradición que se celebra cada 6 de diciembre. Con David probamos el vino caliente, recorrimos los edificios más emblemáticos de la ciudad y terminamos la jornada en la cervecería más antigua del Praga. Jonatan, cual historiador, nos relató el pasado reciente de un país marcado por diferentes invasiones y regímenes. Con Gerardo conocimos cómo se fabrica en Bohemia un vaso de sidra asturiana. Y la risueña Laura nos mostró lo mucho que disfruta como estudiante universitaria en la segunda ciudad de Chequia, Brno.

Ni el frío, que llegó a alcanzar los -19ºC, resultó un inconveniente. Praga, Brno, la República Checa son el destino perfecto para callejear y disfrutar con su belleza, su patrimonio y su cerveza. Destino barato, a menos de cuatro horas de avión, vía París. Tan sólo hace falta llevar un buen calzado (abstenerse tacones debido al empedrado de las calles), un buen abrigo y un gorro, elemento imprescindible para que no se le congelen a uno las ideas.

Pero si lo que más les apetece es estar calentitos en casa, sin renunciar a la mejor estampa navideña, no se pierdan Asturianos en la República Checa!!!