Asturianos en Melbourne

Cuaderno de viaje de nuestros reporteros

Asturianos en Melbourne

- noviembre de 2010Patricia Fuente 

Si pensamos en Australia, seguro que de inmediato a todos se nos vienen unos cuántos tópicos a la cabeza: canguros, koalas, desierto, el Opera House de Sidney... pero ¿cuál identificáis con Melbourne? Es probable que no sepçais que responder.

Nosotros os invitamos hoy a descubrir uno de esos lugares que a menudo aparecen en las listas de las mejores ciudades para vivir. Viajando a Melbourne hemos descubierto porqué.

Es una ciudad apasionada por el deporte, allí se celebra el Open de Tenis, la Melbourne Cup o el Gran Premio de Australia de F1, sin olvidarnos por supuesto, del fútbol australiano. Pero es que además, en la calle todo el mundo hace deporte, es barato y hay buenas instalaciones.

La mayor parte de la gente vive en suburbios, que no son otra cosa que nuestros barrios de toda la vida. Casas bajas, jardines escrupulosamente cuidados y casi nadie por la calle; esa es la vida del australiano medio.

El centro de Melbourne no tiene nada que envidiar a cualquier ciudad europea, más bien al revés. Podemos encontrarnos todos los servicios y comodidades de una gran ciudad pero en un ambiente mucho más tranquilo, sin estrés, ni atascos de tráfico, siempre con una sonrisa amable al extranjero y con una mezcla de culturas que se nota sobre todo caminando por la calle y a la hora de comer.

Y sí, tambien hay canguros. Podemos verlos sin falta de ir al zoo, en libertad, sólo con alejarnos unos pocos kilómetros de la ciudad. Sin duda alguna, la fauna y la flora del país australiano, merecen la pena.

Una tranquilidad, la de Melbourne, que no siempre es bien llevada por el asturiano que llega y añora sobre todo, la vida social, centrada allí básicamente en las barbacoas.

Antonio, Vanesa, Olvido, Susana, Ana Mari y Javier y sus padres son nuestros anfitriones en Melbourne. No hemos podido hacer mejor elección.

Ellos nos han enseñado cómo es el día a día en Melbourne y hemos comprobado que ¡en las antípodas no está todo al revés y es posible hacer hasta sidra!

Más de 15.000 km separan Melbourne y Asturias, traducido, más de 20 horas de avión. Hoy, les invitamos a conocer sin moverse de su casa la ciudad australiana más europea. Seguro que se llevan más de una sorpresa.

Fotos de nuestro viaje: