Asturianos en Sidney

Cuaderno de viaje de nuestros reporteros

Asturianos en Sidney

- enero de 2011Patricia Fuente 

Llegamos a Sydney procedentes de Melbourne donde hemos pasado los últimos días, sabedores de la rivalidad entre ambas ciudades. Si Melbourne es la ciudad australiana más europea, Sydney es la más cosmopolita. Con algo más de 4 millones de habitantes, la ciudad cubre un área siete veces mayor que la de París. Tiene más de 400 barrios residenciales, algunos a casi 100 km del centro financiero.

Circular Quay es un punto perfecto para admirar esos iconos de Sydney que todos tenemos en nuestra mente: el extraordinario edificio de la Opera House a un lado de la bahía y el imponente Harbour Bridge al otro.Una visión extraordinaria, al pie de los rascacielos que forman el centro de la ciudad, la City, como le llaman allí.

Y para visión completa de la ciudad, la que nos ofrece el Puente de Sydney. Sonsoles se ha atrevido a subir sus más de 130 metros de altura para enseñarnos una panorámica espectacular.

Con Lola, una orgullosa tinetense, descubriremos algunos de los colores de Sydney. Conoceremos la Opera House y tambien su relación con la historia aborígen de Australia. Atención, porque posiblemente se sorprendan al comprobar que realmente no es tan blanco como estamos acostumbrados a verlo. Lola y su marido, han sido tambien nuestros anfitriones en un lugar único: las Montañas Azules. Más de 200.000 hectáreas convertidas en un auténtico laboratorio natural y que durante años fueron impenetrables para el hombre.

La flora y la fauna son otro de los atractivos del continente australiano, con especies y ejemplares que no podemos encontrar en ningún otro lugar del mundo. Sin salir de Sydney, podemos ver muchos de ellos. Carlos nos lo ha demostrado y nos ha permitido ver koalas y canguros al alcance de nuestra mano. ¿Saben ustedes cómo es realmente el Diablo de Tasmania? No se pierdan el programa porque también nos lo ha enseñado.

Sydney está construída sobre bahías. Una de las más visitadas es la de Darling Harbour, otra asturiana, Belén, nos guiará por los rincones más visitados y nos enseñará los productos australianos más genuinos: desde el sombrero de los hombres más rudos del desierto, hasta los últimos modelos de botas UGG, pasando por la carne de canguro ¡que hemos podido degustar!

María es otra de nuestras asturianas, llegó a Sydney de pequeña y ahora es una reconocida científica. Su madre, Esther, natural de Beceña, en Cangas de Onís, es todo un ejemplo de superación. Con ellas cogeremos un transbordador para dirigirnos a la playa de Manly y a los barrios más exclusivos de la ciudad, donde encontraremos mansiones de unos cuántos millones de euros.

Y si realmente quieren conocer las caras de la emigración asturiana a Australia, no se pueden perder la fiesta en la que estuvo presente “Asturianos en el mundo”. Con dos lavianeses al frente, Manuel y Maribel, cada año, unos 400 españoles se dan cita en Sydney para recordar aventuras, cantar “Asturias Patria querida” y pasar un buen rato. Liri y Julio, ambos de Puentecastro nos han descubierto esta celebración, despues de contarnos como fueron aquellos años en los que el viaje de España a Australia duraba más de un mes.

El tradicional pastel de carne, el Sydney más bohemio, Bondy, una de las playas más famosas de Australia o un árbol plagado de murciélagos en medio de la ciudad, son otros de los atractivos que van a encontrar en “Asturianos en Sydney”.

Fotos de nuestro viaje: